“Reserva Starlight”

“Un Parque Estelar o Reserva Starlight, es una ventana abierta al firmamento que designa voluntariamente cada comunidad con el fin de disfrutar del cielo estrellado en todas sus posibles dimensiones. Su función es la de reclamar y afirmar el derecho a disfrutar de la luz de las estrellas, especialmente para las nuevas generaciones”.

Es  un espacio para la observación astronómica y lugar para aprender bajo las estrellas, siempre con la misión de ampliar progresivamente su ámbito de influencia, donde se reune la cominiudad a reconocer y reconocerse. Reconoce el compromiso de un territorio con la defensa de la calidad del cielo nocturno y con la preservación de los valores culturales, científicos, astronómicos, paisajísticos y naturales vinculados con la astronomía. Son lugares donde se puede disfrutar del cielo estrellado en todas sus dimensiones.
Un Parque Estelar puede ser….
·         Una designación permanente o temporal;
·         Una plaza, un parque, un campo de deportes, un espacio público o un espacio comercial, o cualquier espacio natural próximo a la comunidad donde se defienda la belleza del cielo estrellado frente el incremento de la contaminación lumínica;
·         Un lugar modelo en iluminación exterior responsable con la protección de la calidad del cielo nocturno. No tiene por qué ser un sitio que disponga de un cielo excepcional en términos de calidad astronómica. Basta con abrir la posibilidad a ampliar el número de estrellas visibles reduciendo en su entorno los efectos perversos de la contaminación lumínica;
·         Un sitio especial para realizar observaciones de las estrellas y otros objetos celestes con telescopios, binoculares, o a simple vista;
·         Un lugar donde se desarrollan actividades culturales o artísticas bajo la luz de las estrellas, espacios en los que recuperan las tradiciones y expresiones musicales relacionadas que han de ser preservadas para las generaciones futuras;
·         Un espacio natural o un paisaje excepcional de la noche, especialmente los parques nacionales y otras áreas protegidas de particular relevancia;
·         Un sitio asociado al patrimonio cultural material o inmaterial de cada comunidad donde la visión de las estrellas o el conocimiento ancestral de la astronomía constituyan un referente;
·         Un lugar donde se fragua la alianza entre la cultura astronómica del pasado y el futuro;
·         Un centro científico, un observatorio, un museo o un centro tecnológico que promueva de forma práctica actividades educativas sobre la astronomía, el conocimiento del universo o las formas de mitigar la contaminación lumínica;
·         Un punto de una ruta cultural relacionada con el firmamento,
·         Un barco que practica la navegación astronómica o un crucero que oferte como atractivo la visión de los objetos celestes, la contemplación de acontecimientos como lluvias de meteoros o eclipses, o sencillamente familiarizarse con las constelaciones y la mitología;
·         Un lugar extenso o un espacio tan reducido como la azotea de un edificio;
·         Un espacio habilitado que permita a las familias explorar juntos el cielo estrellado;
·         O simplemente un lugar de reunión bajo las estrellas para el disfrute de este patrimonio común en todas las comunidades.
Algunas ciudades del mundo están buscando acceder a la declaración de la Reserva de la Biosfera de como «Reserva Starlight» y «Destino Turístico Starlight», categorías, avaladas por la UNESCO, que pueden suponer un fuerte impulso al desarrollo turístico sostenible de este espacio, así como un importante ahorro energético.
El Programa “One Star at a Time” (Una Estrella en cada momento) es una acción internacional dirigida a la promoción y reconocimiento de espacios accesibles al público para la observación del cielo estrellado. La convocatoria esta abierta en: http://www.onestar-awb.org/
Como ejemplo, la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama (España) opta a ser «Destino Turístico Starlight», que es un territorio que utiliza sus recursos astronómicos como atractivo turístico para captar visitantes y poner en marcha nuevas actividades ligadas al turismo de naturaleza.

La Reserva de la Biosfera de La Rioja (España) gestiona su competencia turística con sus importantes valores culturales y naturalesrelacionados con la astronomía, como los dólmenes del valle del Leza, los vestigios celtíberos de Contrebia Leucade, las icnitas o las dolinas de Zenzano. El plan de acción incluye también la posibilidad de optar a ser «Reserva de Sonido de origen natural», apoyándose en la relación existente entre la observación del cielo y el sonido de la naturaleza, que hace recomendable unir la protección del cielo nocturno a la protección de las zonas clasificadas como tranquilas.

Fuente y Artículo Completo: http://www.starlight2007.nethttp://www.ambientum.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.