Humedales del Ñeembucú

Los humedales del Ñeembucú, se ubican en el extremo suroccidental del país de Paraguay, abarcan más de 1 millón de hectáreas de excepcional riqueza en biodiversidad y reservas de agua constituidos por ríos, arroyos, aguadas, riachos, esteros, lagunas y nacientes, son los afloramientos naturales del Acuífero Guaraní, reservorio subterráneo de agua dulce que se extiende en el subsuelo compartido entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. La importancia de este acuífero radica en su gran valor geoestratégico y agrícola para estos cuatro países que forman parte del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), y se rige bajo las normativas de Acuífero Compartido. A su vez, este sistema acuífero, se conecta con los humedales del Yberá, en la provincia de Corrientes, Argentina.

La situación puntual en estos humedales ha sido alertada por Organizaciones sociales del departamento de Ñeembucú que se han autodenominado “Unión de Organizaciones Ciudadanas del Ñeembucú” (UOCÑ), conformada por más de 20 entidades ecologistas, políticas, religiosas, campesinas y educativas, las que acusan que por el avance de las fronteras de la agricultura descontroladamente se han generado modificaciones del deslizamiento de las aguas de los esteros del Ñeembucú, además del alto consumo de agrotóxicos en los cultivos provocarán indefectiblemente la destrucción de numerosas especies de plantas, animales y la consecuente contaminación ambiental, “el arrastre de las aguas de los esteros a los canales principales de regadío provoca la destrucción de nichos naturales de desove de peces, camalotes [plantas acuáticas], carpinchos [roedores] y crustáceos que son alimentos naturales de garzas y cigüeñas”.

La UOCÑ afirmó en un reciente comunicado que “desde las audiencias públicas han surgido mensajes claros, unánimes, significativos, de que debemos avanzar con urgencia hacia un modelo de desarrollo sustentable, racional, ambientalmente saludable, que compatibilice un desarrollo agropecuario, industrial, turístico y cualquier otro tipo de actividad con la conservación de la naturaleza”

José Alfredo Salinas Daiub, del Movimiento Ecológico de los Humedales del Sur y profesor de la Universidad Nacional de Pilar asegura que “el problema se agrava con el aumento de la exportación de los commodities agrícolas (soja, girasol, trigo, maíz, arroz, etc.), cuyas producciones a gran escala de la mano de los agentes de los agronegocios —arroceros y sojeros— están extendiendo su dominio en esta región de enorme riqueza natural”

Protección ambiental

Las acciones de la UOCÑ lograron que la SEAM y la Comisión Nacional de Defensa de los Recursos Naturales (CONADERNA), dependiente del Senado, promovieran desde fines de marzo la declaración de los humedales del Ñeembucú como un área de protección a nivel internacional. A futuro se pretende modificar la Ley de Recursos Hídricos, para ampliar el capítulo IX, referente a la conservación y manejo de humedales e impedir la agricultura a gran escala para evitar su negativo impacto medioambiental, y conseguir la inclusión de los humedales de Ñeembucú en la Convención Ramsar, un acuerdo internacional para la conservación y uso racional de los humedales en el mundo, de la cual Paraguay es signatario, y declararlo Sitio Ramsar.

Los humedales fueron declarados recientemente de Interés Nacional Ambiental por la SEAM pero no están protegidos.

Fuente y Articulo Completo: http://www.elmercuriodigital.netwww.comunicacionesaliadas.org

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *